•  
  •  
 

Content Language

ES

Abstract

El cine Mexploitation de los 1960 y 1970 ha recibido poca atención académica debido a las supuestas fallas estéticas que emergieron cuando los directores de este movimiento yuxtaponían los tropos de la ciencia ficción y el horror hollywoodenses a películas protagonizadas por luchadores enmascarados. No obstante, este cine elucida los discursos imperialistas que abundaban en México a mediados del siglo veinte. En este ensayo analizamos el personaje del Santo —el luchador más exitoso del cine Mexploitation— a través de varias películas. Luego afirmamos que su cine postula una colonialidad liminal mexicana. El Santo interpretaba una versión ficticia de sí mismo en que él era un superhéroe mexicano, y como tal se enfrentó a varias amenazas en sus filmes. Algunos de sus antagonistas —por ejemplo los marcianos y la familia Frankenstein— se pueden codificar como sujetos imperiales. Otros, sobre todo La Llorona y las momias precolombinas, son más precisamente espectros del pasado indígena. Ya que El Santo se codifica explícitamente como mestizo en sus películas, podemos aseverar que éste defiende el estado mestizo y moderno a través de su cine. Ciertamente, su deber es el de adelantar un proyecto que exalta el pueblo mestizo mexicano. Como tal, éste resiste el imperialismo extranjero a la vez que domestica (y coloniza) a los que pertenecen a los pueblos indígenas.

DOI

http://dx.doi.org/10.5038/2167-6577.4.1.5

Creative Commons License


This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 4.0 License.